Talento, si quieres conseguir éxito y te dijeron que era fácil, no es realmente así. Alguien me dijo una vez “si no es fácil, no funciona”. Mi experiencia con personas con talento me dice lo contrario pues es un duro camino y una confrontación con un@ mism@ constante para sacar a relucir lo que puedes hacer en su máximo potencial y rendimiento. Las personas que llegaron muy rápido al éxito, normalmente no se mantuvieron con el tiempo, sin el esfuerzo por ser mejor cada día y la no persistencia en sus objetivos.
Según mi experiencia profesional y personal, tendrás tanto éxito como capacidad de trabajo físico/psicológico seas capaz de tolerar, creciendo cada día y siendo mejor a cada instante. Estas son las barreras psicológicas (cognitivo, conductuales, emocionales, económicas, sociales, familiares y físicas) que todo gran talento debe sobrepasar:

1. Estar dispuest@ a cruzar los límites psicológicos y físicos: mentales, emocionales, conductuales, de autoestima, de personalidad, sociales, familiares y económicos. Esto parte de un gran autoconocimiento de uno mism@ y de gran fortaleza/dureza psicológica. Saber en qué áreas tienes que trabajar es crucial para tu evolución personal y por ende, profesional y en referencia a esto, solo un profesional de la psicología, altamente objetivo y cualificado, puede ayudarte en el proceso, pues la mayoría de las personas no saben verse a sí mism@s. P.e. un entrenador puede llevarte a otro nivel físico, pero sin el factor psicológico, esto no es suficiente para alcanzar el éxito.
2. Fuerza física y psicológica. Tendrán que pasar por períodos de dura resistencia psicológica y también física (comer saludablemente, higiene del sueño, hábitos saludables, rodearte de personas sanas y que te ayuden a crecer, estar y compartir tiempo con aquellos que te inspiren y saquen lo mejor de ti, estudiar, reciclarte, elegir a profesionales que os ayuden en el proceso, afrontar horas de duro trabajo físico y/o psicológico, vencer el aburrimiento y entrar en motivación, mantenerte firme en lo que sientes y en tus convicciones, no ir en contra de ti mism@ ni de tus valores).
3. Luchar contra la adversidad pues los demás no siempre te lo pondrán fácil. Ser fuerte ante las presiones y las manipulaciones de los demás, ante tu propia presión psicológica y comportamental y aceptar que otr@s no siempre nos acompañarán en el proceso. De hecho, muchas personas dejarán de estar a tu lado mientras creces.
4. Mantener la coherencia con uno mism@ y hacer uso de la inteligencia emocional. Se trata de ser cada día más fuerte, cada día mejor. Conseguir la congruencia con quien eres y ser inteligente a la hora de relacionarte con los demás, poner límites saludables y no permitir que te hagan daño.
5. Trazar objetivos fijos y perseguirlos. Los objetivos se consiguen de fáciles a complejos, no procrastinar, cerrar círculos (todo aquello que tienes pendiente, realizarlo hoy o a primera hora del día siguiente).
6. Fuerte autoestima y sensación de autovalía. Saber con certeza quien eres y de lo que eres capaz, realmente ser consciente de aquellas áreas en las que eres realmente bueno y llevarlas a su máximo rendimiento.
7. No aceptar comentarios hostiles o destructivos, ser realmente asertivo con los demás, no permitir que te dañen ni hacer daño y expresar emocionalmente aquello que te molesta o te ha herido. Ver el artículo en mi blog respetarme-respetarte.
8. Soportar la soledad y aceptar que no siempre creerán en ti y en tus proyectos. Como todo talento, no siempre los demás sabrán reconocerlo, incluso te dirán que no eres lo suficientemente list@ o buen@.
9. No aceptar críticas a no ser que sean constructivas y para tu progreso. Las críticas dañinas hay que descartarlas, quizá has llegado a un nivel al que ellos no pueden acceder. Superar o no tener en cuenta la envidia de los demás, pues es una emoción que deben gestionar ell@s y no tú.
10. Saber que en los inicios te faltarán apoyos, tanto sociales, como familiares como económicos. Lo cierto es que no tod@s entenderán tu talento ni tus proyectos, la verdad es que no todos confiarán en ti o sabrán entender qué quieres hacer o dónde quieres llegar.
11. No aceptar cualquier propuesta. Para ello has de saber tu valía y saber aceptar aquello que realmente te conviene. No toda propuesta es positiva para ti y tu progreso. No aceptar manipulaciones de los demás ni propuestas indecentes, tampoco proposiciones en base a lo económico que te obliguen a hacer algo que no quieres o con lo que no estás de acuerdo. P.e. como fiel reflejo de la realidad, un presentador de un programa de TV solo me daba una sección para hablar de psicología en su programa si me iba a una discoteca por la noche con él, obviamente, no accedí. Me quedé sin programa, pero fui fiel a mi misma. Después me ofrecieron otros programas de radio y TV realmente serios y en los que me sentí realmente bien hablando de la psicología y de mi lucha contra la violencia infantil sin tener que dar nada a cambio, solo mi conocimiento en base al progreso de la psicología y ofrecer mi experiencia profesional a los demás.
12. No estar vigilante al movimiento o trabajo de los demás. Cada persona tiene su recorrido y si te fijas en los que hacen otr@s, pierdes tu tiempo y tu originalidad. Ser auténtico es la clave.
13. Saber y ser consciente de cuando tienes que descansar y desconectar. Muchas personas están erróneas en este modo de proceder, si trabajas en cualquier área, que sea a pleno rendimiento, si estás agotad@ física o psicológicamente, el cerebro y el cuerpo tienen que descansar. Tomarte tiempo de desconexión siempre que lo necesites y a ser posible, seguir la regla 8-8-8 (8 horas de trabajo, 8 horas para tiempo personal, 8 horas de descanso).
14. Tomar tus propias decisiones. Aceptar los consejos de otr@s si son constructivos, es positivo, pero finalmente, la última decisión es tuya. Valorar y balancear cada decisión.
15. Huir de aquell@s que quieren destruirte. Hay personas que son altamente destructivas en sus comentarios o sus hechos, huir de dichos comentarios o confrontarlos y no compartir tiempo con aquell@s que son dañinos para ti.
16. Adaptarte a los cambios. Es la persona que mejor se adapta a las circunstancias la que más evoluciona. La vida es constante evolución.
17. Saber aceptar halagos y la recompensa al trabajo realizado. Si realmente has conseguido llegar al éxito de manera limpia e impecable, tu trabajo ha de ser reconocido y recompensado.
18. Merecimiento. Tener la emoción de merecimiento es esencial, esto forma parte de una sana autoestima.
19. Compartir el éxito con aquell@s que hayan permanecido a tu lado en el proceso. Saber agradecer de forma constante a las personas que creyeron en ti y te apoyaron. Para aquell@s que te abandonaron o no creyeron en ti, tienen que demostrar su admiración y respeto.
20. Seguir siendo fiel a ti mism@. A pesar del éxito y de todo aquello que cambiaste en ti para llegar a tu máximo potencial, seguir siendo fiel a un@ mism@ y a tus valores, huyendo de caminos que no son coherentes contigo ni con tu personalidad.

Por todo ello, admiro a todas las personas que con esfuerzo llegaron a la cima profesional y/o personal. Y si estás en el duro proceso de convertirte en alguien relevante y exitoso, no dudes en trabajar psicológicamente en dicho proceso con un profesional de la psicología. Puedes contactar o pedir cita a través de mi web laurasanchezpsicologa.com o través de Doctoralia.